CIUDAES DE LOS ASTURES: LANCIA.

Lancia, nel términu municipal de Villasabariego, País Llionés,  foi una antigua ciudá ástur d’unes 30 hectárees y depués de la conquista romana, una ciudá astur-romana de la provincia Tarraconense,  dafechu yera una de les dos ciudaes más importantes de los ástures. Afitase nuna meseta ente los ríos Porma y Esla denominada xenéricamente El Castru qu’asoleya otros topónimos menores bien documentaos como El Picu del Castru, Valdealbura, La Encruciada, El Praduño, Socesáreo y El Talancón. Angüañu namái caltiénense visibles restos delles edificaciones. Les escavaciones arqueolóxiques siguen na actualidá.

Vista aérea cenital parcial del yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Lancia, Villasabariego (León, España)

Fontes epigráfiques y lliteraries:

Ptolomeo nomar como una más ente les ciudaes de los ástures, (Ptol., Geogrph. II, 6, 28) Lancienses.
L’Itinerariu de Antonino asitiala na vía I a nueve milles de la “mansio de ad Legio VII Gemina” y a ventinueve de Camala (Itin. Ant., 395, 3).
Plinio el Viejo menta a los lancienses como pueblu dientru de los ástures, (Plin., Nat. Hist. III, 28): “…Iunguntur iis Asturum XXII populi divisi in Augustanos et Transmontanos, Asturica urbe magnifica. in iis sunt Gigurri, Paesici, Lancienses, Zoelae. numerus omnis multitudinis ad CCXL liberorum capitum”.
Floro narra la so cayida a manes de Carisio y cómo ésti respetola dempués de ganar a los restos del exércitu ástur a la fin de les Guerres Cántabru-Ástures por que “ensin quemar fuera meyor monumentu de la victoria romana”, (Flor., Epit., II, 33).
Dión Casio rellata’l mesmu episodiu y otorgar el calificativu de “la ciudá más importante de los ástures”, (D. Cass., Hist., LIII, 25, 8).
Orosio da una versión de los fechos, prácticamente idéntica a la de Floro, nes sos Hestories contra los paganos, (Oros., Hist., VI, 21, 9-10).

Hestoria y escavaciones arqueolóxiques del xacimientu:

El xacimientu arqueolóxicu de Lancia foi escaváu por reconocíos investigadores yá dende’l sieglu XIX. Llamentablemente, tales estudios nunca vieronse acompangaos de l’afayaiza conservación de los restos nin de la so pública apertura o visita. N’actualidá, la Diputación de Llión, al traviés del Institutu Lleonés de Cultura, realiza campañes d’escavaciones añales.

Restos arqueológicos próximos al nucleo central de Lancia, Villasabariego, León, España

Apocayá, la construcción de l’autovía A-60 (Llión-Valladolid) sacó a la lluz un perinteresante barriu industrial con fornos y fundiciones, una edificación con planta basilical y una necrópolis, ente otros múltiples restos, que dada la cercanía al xacimientu central de Lancia interprétense como l’allugamientu que les fontes documentales denominen “Sublancia”.

Segunda Edá del Fierro:

Les fases de la Segunda Edá del Fierro tán representaes nel xacimientu por restos de fondos de viviendes construyíes con postes fincaos, con llares y fornos domésticos, según por dellos restos de construcciones d’adobe, pertenecientes toos ellos a los sieglos II ya I a. C.

Nes escavaciones de finales del sieglu XX y principios del XXI toparon los restos del pobláu prerromanu, seique’l mesmu que según les fontes habitaron los ástures sometíos nel añu 25 a. C. poles lexón d’Augusto, al mandu del xeneral Carisio.

Tratar d’un conxuntu inda pequenu de suelos de tierra triada, cubetes escavaes nel substrato magrizu y rellenes de ceniza, árees de fueos, llares, fuexos de poste, etc., que respuenden a les borrafes d’una área d’hábitat, onde s’alcuentren coles mesmes, muertes ósees vos y cerámicos que pertenecen a una fase cultural de la Segunda Edá de Fierro, que podría fechase dende’l s. II al I a. C., de marcáu acentu centromeseteño y, poro, emparentaos coles cultures celtiberizadas. La localización d’esta área condució a la so valoración abriendo nueves hipótesis sobre una mayor estensión de l’almitida originalmente pal pobláu prerromanu, sobre’l grau d’integración de los intercambios col mediu circundante, d’interesantes consecuencies nel marcu xeográficu nel que s’enserta, según alrodiu de los venceyos coles zones próximes de clara identidá cultural.

instituto leon´s de cultura

Les estructures más importantes desaterráronse embaxo la estancia VIII, según la numberación que Jordá asignara a les termes por él descubiertes, identificada darréu como apodyterium. Equí afayáronse dos niveles per debaxo del suelu de dómina romana. El primeru taba formáu por una superficie empedrada con pequenos quixarros de ríu, que se disponía ensin demasiao orde sobre parte de la área intervenida. Destacar nél la esistencia d’alliniadures de piedra del llugar, que, pel momento, nun s’identificaron funcionalmente, al par que se constataba la presencia d’elementos refugaos: fauna, restos de molín circular, etc. Esti espaciu paez corresponder a un llugar de tránsitu, ensin dulda la que marca’l final de la vida del pobláu prerromanu y la primer constancia de la presencia romana yá que nel mesmu topó dalgún fragmentu de terra sigillata italica .

La fase que precedió a esti nivel, ensin dulda la más reveladora tocantes a la clasificación cultural, determinóse pola presencia d’alliniaciones de furacos de postes qu’enmarquen suelos empisonaos de magre, n’ocasiones estratificados, que respuenden a estructures que cerraríen espacios domésticos. Lamentablemente, nun pueden ser conocíos en tola so estensión, por cuenta de que los cimientos de les termes romanes escavar por debaxo d’esti nivel, desmontándolos en parte.

lancia jmg el mundo

Al esterior de la cortil descrita esisten fardelaes de cantillos, planches magrices de formes ovoideas que sellaron nuevos fuexos –de mayor tamañu- y paquetes de graves, tou ello asitiáu nuna redolada de difícil comprensión funcional.

El restu de les evidencies de la fase prerromana fueron puestes de relieve nes cortes parciales de los suelos del edificiu de los baños romanos. Vease, por casu, la estancia IV onde una fardelada cenicienta deparó cerámiques celtibériques y un mangu d’estil de venáu; o la estancia I, onde se caltienen borrafes de suelos. Al Sur, na zona que depués ocuparía la palaestra, rexistráronse bolsones escuros y, tamién y especialmente, na corte realizáu nel pasiellu distribuidor de les termes. Nesti llugar, so una zona de circulación que tien de datar de la fase de construcción de les termes, reparóse un suelu que contenía un pequenu silu y una cubeta rellena de carbón vexetal con zarru magrizu de superficie robriza pol calor.

Al norte de les termes, fora del edificiu, onde Jordá identificara una cai romana compuesta por cantares rodaos, realizóse un sondéu en 1999 que punxo n’evidencia un enchinarrado bien curiáu, de cantar pequeno de ríu, con llixera rimada escontra’l centru, de cantos regulares, onde s’había amortizado dalgún fragmentu de molín de vaivén.

Bona parte de les característiques descrites manifiesten una ostensible relación col centru del Pandu, onde, cuando se desatierren niveles d’ocupación de la fase celtiberizada, nos grandes poblaos vacceos, apaecen peruquier “pavimentos de cantares rodaos, llosaos de caliar, adobes allargaos, pisos de magre, molinos circulares, llucíos, hoyas escavaes, furos de postes, etc”.

Ente los diversos materiales alcontraos, merecen mentase equí una fíbula de tipu simétricu, un resorte de fíbula y un botón con perforación central, toos ellos en bronce, según dalgún mangu trabayáu n’estil de cérvidu.

Lancia

Los escasos datos que pel momento ufierten los afayos arqueolóxicos llevaron a plantegar una cronoloxía pa los niveles prerromanos topaos so les termes romanes, en redol a finales del s. II y, principalmente, mientres tol s. I a. C.

La ciudà Astur dempués de la conquista ya invasión romana:

Por cuenta de les investigaciones y a les fontes lliteraries, les característiques de la ciudá ástur-romana posterior conócense daqué meyor. Tres les guerres d’Augusto contra cántabros y ástures la vida del asentamientu siguió. Ésti pervive ensin aparentes problemes mientres el sieglu I d. C. y, inclusive, da amueses d’una cierta puxanza económica escontra’l final d’esa centuria y mientres la siguiente, fechu que paez confirmar tantu’l posible accesu a la condición de municipium en dómina flavia (fines del sieglu I d. C.), como l’impulsu urbanísticu que suponen la construcción del macellum a principios o mediaos del sieglu II d. C. y les thermae, quiciabes daqué anteriores na so fase inicial pero modificar al empar que se constrúi l’edificiu comercial.

Restos arqueológicos próximos al nucleo central de Lancia, Villasabariego, León, España

La condición municipal de la ciudá puede plantegase como hipótesis gracies a una inscripción de Tarragona:

L(ucio) Iunio Bl[andi(?)]

fil(io) Quirin[a]

Maroni Aem[il(io)]

Paternu Lancien[s(i)]

omnib(us) in re publica

sua honorib(us) functo

IIuir(o) bis sacerd(oti) Rom(ae) et

Aug(usti) conuent(us) Asturum

adlecto in quinq(ue) decuri[as]

[-y]gitum(y) Romae iudicantium

flamini Augustali p(rouinciae) H(ispaniae) c(iterioris)

p(rouincia) H(ispania) c(iterior)

Nella’l cursus honorum de Lucius Iunius Maro Aemilius Paternus desenvolver n’orde directu como una carrera típica con progresión lóxica que parte del desempeñu de cargos como’l de duumuir por dos vegaes en Lancia y que, pasando pola capital del Conuentus, Asturica Augusta, con funciones relixoses, termina en Tarraco con otros cargos tantu civiles como relixosos. La mención del Conuentus Asturum esclúi’l qu’atopemos ante una origo distinta a la del enclave ástur como, por casu, la de los lancienses transcudanos que la so guarda ye relativamente abondosu na epigrafía peninsular. Otramiente, la posible relación cola familia de Lucius Aemilius Paternus que se delata nos cognomina de Maro abona más la tesis de la procedencia ástur, una y bones ésti personaxe sirvió na legio VII Gemina, que la so base principal asitiábase, como ye bien sabíu, na actual Llión, a unos 14 km de la ciudá de Lancia. Per otru llau, la pertenencia a la tribu Quirina demuestra una cronoloxía flavia o postflavia que Alföldy concreta ente los años 110 a 140 de la Era. Ye asina cronológicamente posible una concesión del estatutu municipal flavio pa Lancia nel postreru cuartu del sieglu I d. C., el desempeñu d’una maxistratura municipal per parte de Maro na so ciudá natal y la culminación, yá bien entráu’l sieglu II, de la so carrera política en Asturica Augusta y Tarraco.

Sicasí, a pesar d’una evidencia epigráfica que nun paez plantegar rocees n’otros casos, hemos de faer constar que la municipalización flavia de Lancia nun ye almitida por dellos autores. Los motivos que lleven a esta toma de postura son variaos. Los más inmediatos a la evidencia epigráfica sostienen que la presencia de cargos nel cursus honorum de Maro como los de duumuir nun presuponen un estatutu xurídicu municipal na ciudá yá que éstos y otres paecencies como los de flamen, aedil, decurio, etc. apaecen n’otres comunidaes como uici o pagi n’Italia o n’África. Per otru llau, pero con una importancia non menor, detrás d’estes postures, inda permanecen latentes les vieyes reserves con al respective de les característiques finales y estensión verdadera de la ciudadanía concedida por Vespasiano, sobremanera no relativo a los territorios septentrionales de la Península Ibérica. Tamién ye precisu poner de manifiestu qu’estes reserves son dacuando forzaes pola escesiva importancia qu’a ésti fenómenu quíxose-y dar tocantes a el so significáu dende un puntu de vista social ya inclusive urbanísticu, cuando en realidá debió de ser un procesu complexu, con ensame de matices ya incidencia bien variable según los casos.

11822273_868949356524461_2176541740092257687_n

 

Naturalmente, dende’l puntu de vista epigráfico, ye posible aldericar tantu como queramos una y bones la esistencia d’una sola inscripción, si nun s’acepta como definitiva, asítianos nun caleyón ensin salida. Quiciabes esti estáu de la cuestión puede camudar en daqué si analizamos los nuevos datos arqueolóxicos. Hai qu’alvertir d’entrada que nun se trata d’elementos que solucionen el problema de forma irrebatible pero que, al nuesu xuiciu, vienen dar la razón o, siquier, un mayor pesu de prueba a un epígrafe que nos diz qu’esti personaxe foi duumviro en Lancia. Dende’l puntu de vista arqueolóxicu tou paez indicar que los dos edificios que conocemos un macellum y unes pequenes termes pertenecen cronológicamente a los últimos momentos del sieglu I d. C. o principios del II, éstes últimes, y a principios o mediaos del sieglu II, el primeru. Per otru llau, agora sabemos gracies a la fotografía aérea que’l foru de la ciudá atópase probablemente mui cerca d’estes fábriques, colo que ye posible que se trate d’obres bien amestaes a la área forense tocantes a el so desenvolvimientu a partir d’un momentu determináu. Nun ye necesariu, pero tampoco infrecuente, que programes arquitectónicos de ciertu valumbu qu’afecten al centru ciudadanu o a elementos axacentes coincidan colos cambeos d’estatutu xurídicu de les ciudaes en dómina romana.7 Nunos casos les nueves necesidaes alministratives espliquen l’apaición de ciertos edificios que tienen que ver directamente col poder imperial, como los templos de cultu al emperador, por casu, o cola forma d’alministralo, como ye’l casu de les curias, arquivos, basíliques, etc; n’otros sitios ye a cencielles el evergetismo qu’acompaña a estos procesos el qu’esplica’l desenvolvimientu complementariu en forma d’edificios más o menos secundarios del tipu de los lancienses: termes, mercaos, pórticos, etc. El casu que nos ocupa paez esi n’hipotética concordanza con una supuesta concesión del estatutu municipal en dómina flavia, siendo estos dos edificio producto de les remodelaciones urbanes que se realizaren nel centru cívicu, pudiendo ser, poles sos dimensiones bastante pequenes, bien fayadizos como productu de dalguna acción evergética n’eventual conexón colos bien conocíos procesos d’accesu a la ciudadanía romana per mediu del desempeñu de maxistratures municipales que tendríen d’esplicar, siquier en parte, el florecimientu edilicio na Hispania de finales del sieglu I.

La presencia del macellum inda ye más ilustrativa por dos motivos: el primeru ye’l de la conexón que paecen presentar munchos d’estos edificios col desenvolvimientu xurídicu de les ciudaes y cola necesidá, a partir d’un ciertu momentu, de fiscalizar y controlar -peses, midíes y precios, por casu- una parte importante de les mercancíes que se vienden na ciudá por aciu un llugar zarrao y sometío a la xerarquía municipal; el segundu afecta a les motivaciones de la so presencia o non n’enclaves urbanos al tratase non d’un mercáu de productos de too tipu sinón d’un centru comercial puramente alimenticiu y más concretamente d’aquelles viandes más sofisticaes, esclusives y pollo más cares a disposición de les capes sociales más pudientes de la ciudá. Namá la presencia d’estes élites –que munches vegaes favorecen tamién al traviés d’un actu evergético la so esistencia- xustifica la construcción del macellum, precisamente’l mesmu condicionante qu’esplica la concesión d’estatutos municipales en dómina flavia. Volviendo de primeres de l’argumentación, nun ye que pensemos que se trate de razones ensin posibilidá de discutiniu nin que’l procesu alteriara de forma sustancial el desenvolvimientu de la ciudá pero, siquier, al tan aldericáu datu epigráfico del duunviro lanciense paez que vienen sofita-y otros argumentos que faen de la supuesta municipalización una hipótesis cada vez más creíble.

Los edificios meyor representaos d’esta fase son les citaes termes asitiaes nel centru de la ciudá y otres, menos céntriques, na zona denominada Valdealbura, de les que se conocen solamente dos estancies de forma incompleta, una calefactada y otra que nun lo ta. Les primeres, aquelles asitiaes nel centru urbanu, son unos exemplares de tamañu mediu y eminentemente funcionales nes que s’adosen los típicos espacios dedicaos a vestuarios, sales de baños fríos y calientes, según otres estancies non menos importantes como los espacios pa practicar exercicios físicos o les letrinas. Esti edificiu, na so última fase d’usu taba estremáu en dos espacios distintos, probablemente pa facilitar el so usu por muyeres y homes coles mesmes. Desgraciadamente, el reaprovechamiento continuu de los materiales constructivos fai que llegaren a nós nun estáu de caltenimientu mediocre.

L’edificiu del macellum presenta tres cuerpo: una zona d’entrada que se abrir a unu de los cardos (probablemente’l cardu máximu) de la ciudá, un cuerpu onde s’asitien les tiendes, que son seis en total, y un patiu traseru, probablemente dedicáu a funciones de corrolada pa estabular el ganáu que darréu se sacrificaría y vendería nel mercáu.

Fonte:

Wikipedia.

Semeyes:

1ª.- Vista aérea del xacimientu de Lancia (País Llionés). Autor y fonte: smart.drone.

2ª.- Lancia. Autor/fonte: wikimedia.org

3ª.- Lancia. Autor/fonte: Instituto de Cultura de León.

4ª.- Lancia. Autor: J.M.G. Fonte: diariu’l Mundo

5ª.- Lancia. Autor/fonte: wikimedia.org

6ª.- Lancia. Autor/fonte: wikimedia.org

7ª.- Fíbula de Lancia (300-301 e.C.).  Angüañu nel Museu Arqueolóxicu de Madrí. Fonte la semeyes: Wikipedia.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s